Navigate Up

Conozca a Karina

El desafío

Cuando Karina Tapia, una mujer de 37 años de edad originaria de México, empezó a tener problemas con la vista, su oftalmólogo le informó que no había nada de qué preocuparse y que eventualmente los síntomas desaparecerían. Aliviada, ella continuó con su ocupada vida como madre a tiempo completo de tres niños bastante activos. Pero cuando sus síntomas empeoraron, incluyendo visión muy borrosa y perdida de la visión periférica, sabía que había algo que no estaba bien.
Después de investigar un poco por su cuenta, Karina fue a ver a otro oftalmólogo para una segunda opinión. Este le realizó diferentes pruebas y determinó que los síntomas no estaban relacionados con los ojos, sino que eran de origen neurológico.  Karina fue remitida a un neurocirujano local, y después de realizar una resonancia magnética (MRI), recibió un diagnóstico que casi la hizo derrumbarse. “Lo que él me dijo fue algo que nunca habría esperado y que nunca pensé que me pasaría a mí”, indicó ella. “Estaba aturdida.” Karina fue diagnosticada con un meningioma o un tumor de los revestimientos del cerebro. Debido al gran tamaño del tumor, este presionaba ambos nervios ópticos, causando directamente los problemas de la vista. Si no se extraía el tumor, este seguiría creciendo, causando ceguera y síntomas más graves y potencialmente mortales. 

El camino a UPMC

Karina y su esposo Christian querían buscar otras opiniones profesionales sobre cómo tratar mejor el tumor. Debido a que las opciones quirúrgicas en su ciudad natal de Matehuala, eran muy invasivas e implicaban una larga recuperación y el riesgo de complicaciones graves, estuvieron dispuestos a viajar para recibir una mejor atención. “Sabíamos de un cirujano en la ciudad de México que era considerado como el mejor en el país, así que volamos allá para obtener su opinión,” dijo Karina. “Y este viaje fue el que prácticamente me salvó la vida.”
 
El cirujano revisó la tomografía de Karina y dijo que sería una excelente candidata para el Abordaje Endonasal Endoscópico (EEA), que permite la eliminación de tumores en la base del cráneo a través de la nariz y los senos nasales. Debido a que el cirujano no tenía mucha experiencia con el EEA, él les recomendó que se pusieran en contacto con el neurocirujano Juan Fernandez-Miranda, MD, en UPMC. Después de ver un video de demostración en internet, Karina supo que tenía que tener su cirugía en UPMC, el centro con mayor experiencia en EEA a nivel mundial. “Después de ver ese video y de conocer más sobre el tratamiento y cómo no hay incisión real en el cráneo, me puse en contacto con UPMC y con el Dr. Fernandez-Miranda de inmediato para empezar el proceso,” dijo ella.
 
Karina y su esposo trabajaron con UPMC Global Care para coordinar el transporte y el alojamiento y para comunicarse con el Dr. Fernandez-Miranda, quien les confirmo que efectivamente el EEA era ideal para eliminar el tumor de manera definitiva y recuperar la visión perdida. Y en un plazo de cuatro semanas, la pareja hizo el viaje de México a Pittsburgh.

La solución

Se necesitaron pruebas adicionales para confirmar lo que el médico de Karina en México había diagnosticado. Después de unos pocos días de citas y preparación, Karina se sometió al procedimiento para el que había viajado miles de millas. Durante la cirugía, el Dr. Fernandez-Miranda, junto con los médicos Paul Gardner y Carl Snyderman, eliminaron el tumor del tamaño de un huevo, a través de la nariz de Karina, quitando de inmediato la presión sobre sus nervios ópticos y otras estructuras importantes en su cerebro. “Casi tan pronto como me desperté, yo sabía que todo iba a estar bien,” dijo Karina. “Estaba nerviosa antes de la cirugía, pero cuando el Dr. Fernandez-Miranda me dijo que todo había salido perfecto, sabía que podría irme a casa y ver a mis hijos, lo que me hizo muy feliz.”

Los resultados

Unos pocos días después de la cirugía, Karina ya empezaba a sentirse como era antes. Sus síntomas ya casi habían desaparecido, la visión de había normalizado, y estaba lista para regresar a su casa. “Todo salió tan bien, que casi no puedo creerlo," dijo ella. “Han pasado solo 13 días desde la cirugía y estamos empacando nuestras maletas listos para regresar a México. No puedo agradecer lo suficiente a los médicos, ellos son realmente unos ángeles.”
 
Durante toda su estancia en Pittsburgh, Karina recibió la ayuda de los traductores de UPMC Global Care, quienes le ayudaron a entender las palabras desconocidas en inglés y a movilizarse en el hospital y en la ciudad de Pittsburgh. “Global Care ayudó a hacer más fácil una situación que de otra manera habría sido muy estresante,” dijo Christian, el esposo de Karina. “Nos hicieron sentir como si estuviéramos en casa en México.”

 

©  UPMC | Affiliated with the University of Pittsburgh Schools of the Health Sciences
Supplemental content provided by A.D.A.M. Health Solutions. All rights reserved.

For help in finding a doctor or health service that suits your needs, call the UPMC Referral Service at 412-647-UPMC (8762) or 1-800-533-UPMC (8762). Select option 1.

UPMC is an equal opportunity employer. UPMC policy prohibits discrimination or harassment on the basis of race, color, religion, ancestry, national origin, age, sex, genetics, sexual orientation, marital status, familial status, disability, veteran status, or any other legally protected group status. Further, UPMC will continue to support and promote equal employment opportunity, human dignity, and racial, ethnic, and cultural diversity. This policy applies to admissions, employment, and access to and treatment in UPMC programs and activities. This commitment is made by UPMC in accordance with federal, state, and/or local laws and regulations.

Medical information made available on UPMC.com is not intended to be used as a substitute for professional medical advice, diagnosis, or treatment. You should not rely entirely on this information for your health care needs. Ask your own doctor or health care provider any specific medical questions that you have. Further, UPMC.com is not a tool to be used in the case of an emergency. If an emergency arises, you should seek appropriate emergency medical services.

For UPMC Mercy Patients: As a Catholic hospital, UPMC Mercy abides by the Ethical and Religious Directives for Catholic Health Care Services, as determined by the United States Conference of Catholic Bishops. As such, UPMC Mercy neither endorses nor provides medical practices and/or procedures that contradict the moral teachings of the Roman Catholic Church.

© UPMC
Pittsburgh, PA, USA UPMC.com